desintoxicate02PROXIMAMENTE

La mayoría de nosotros limpiamos nuestro coche, nuestra ropa y nuestra casa. Conocemos la importancia de limpiar y cuidar nuestras pertenencias, pero se nos olvida limpiar lo más importante que tenemos: nuestro cuerpo.

Los estudios demuestran que hoy, más que en cualquier otra época de la historia, estamos expuestos a una cantidad ingente de toxinas y contaminantes medioambientales.Nuestro cuerpo está siendo bombardeado constantemente por estas toxinas, que no sólo vienen del entorno y de lo que comemos, sino que también las generamos nosotros mismos. Estos químicos tóxicos afectan a nuestras células, tejidos y órganos, generando así consecuencias negativas para nuestra salud:

  • A corto plazo, cansancio, falta de memoria y de energía.
  • A largo plazo, la aparición de enfermedades degenerativas.

Por suerte, el cuerpo humano tiene una gran capacidad para regenerarse y limpiarse. Los órganos que ayudan en esta función son los riñones, el sistema digestivo, el linfático y, sobre todo, el hígado. Podría decirse que el hígado es el “servicio de limpieza” nuestro cuerpo, ya que lucha constantemente por mantenerlo libre de impurezas. Sin embargo, cuando las toxinas sobrepasan su capacidad para filtrar, el hígado las guarda en la grasa para encargarse de ellas más adelante. Así, engordamos y no podremos perder peso, porque el cuerpo retendrá esa grasa para protegerse a sí mismo. Cuando el hígado esté listo para procesar las toxinas, éstas serán transportadas y, posteriormente, desechadas por el sistema linfático, los riñones y el sistema digestivo.

Pero si nuestros sistemas fallan y estas toxinas se quedan dentro de nuestro cuerpo, ya estaremos “intoxicados”. Entonces el sistema linfático fallará al transportar las toxinas, el colon se tapará y los alimentos que no han sido desechados se empezarán a podrir. El hígado no podrá filtrar la sangre, los riñones podrían fallar y tendremos problemas al deshacernos de la urea (otro compuesto tóxico). Y todo esto afectará a nuestra energía, humor, sueño, claridad mental y al sistema inmunológico. Nos sentiremos cansados, enfermos y deprimidos.

En este taller aprenderás qué puedes hacer para ayudar a tu cuerpo a luchar contra todos estos agentes tóxicos y, además, cómo adoptar y mantener hábitos que te fortalezcan y protejan hoy y siempre. Porque un cuerpo con un hígado sano y con los sistemas digestivo e inmunológico fuertes, podrá ganar todas sus batallas contra las toxinas que provienen del medio ambiente, del agua, de los alimentos, de los productos de belleza… ¡Todas! ¡Ayudemos a nuestro hígado!