img_5942

Justo acabo de llegar de un viaje de 5 semanas en las que he recorrido diferentes países dentro de Europa. Empecé por Suecia, Finlandia, pasé por San Petersburgo (Rusia), bajando por Lituania, Estonia y Polonia. Continué por Alemania, Noruega y Dinamarca para terminar en Inglaterra. Después me fui al sur a Palma de Mallorca, continuando por Roma, y finalicé en las islas griegas (Santorini, Creta y Mykonos).

Estuve en restaurantes tradicionales de cada uno de estos países, hablé mucho con su gente sobre su alimentación, y traté de ver las tendencias que hay en cuestión de salud y comida. Obviamente, no soy una experta en muchos de estos países, ya que unos días solo da un panorama general. Y también depende mucho de la región, del estrato socio-económico y de las costumbres de cada persona. Por tanto no se puede generalizar, dentro de cada país hay gente muy sana y gente muy insana. No conozco todas las dietas regionales ni pretendo hacerlo. Este post es solo mi humilde opinión y por supuesto puedo estar equivocada. Solo quería contaros lo que creo que podemos aprender de cada país, lo bueno que nos han dado y lo que se podría mejorar. Son datos que en mi opinión son interesantes y tendencias que creo ver en Europa.

 

Países escandinavos

img_5771

Foto Palacio real, Oslo, Noruega

En mi opinión, los países escandinavos van un paso por delante del resto de Europa, no solamente en su Estado del Bienestar, sino también en alimentación y política medioambiental. Todos estos países tienen metas muy exigentes en su reducción de gases de efecto invernadero, en agricultura ecológica y en energías renovables. Buscan demostrarle al mundo que sí se puede. Se ve una tendencia fuerte en estos países hacia una alimentación saludable y sostenible. Hay poca obesidad y, por lo general, en todos los restaurantes hay opciones saludables. Creo que la dieta tradicional escandinava, debido a su clima, no es nada saludable. Pero todos estos países están evolucionando, y mientras respetan la cultura han usado su inteligencia para moverse hacia un estilo de vida óptimo para el ser humano, para los animales y el medio ambiente. Aunque obviamente queda mucho por hacer creo que definitivamente van por el mejor camino.

 

Suecia

img_5513

Para mí, Suecia es para que todos nos quitemos el sombrero y sigamos sus pasos. El gobierno, los establecimientos comerciales y los ciudadanos suecos se han comprometido a alcanzar, y de hecho ya han alcanzado, metas muy exigentes en cuestión de política medioambiental.

 

Un poco sobre este maravilloso país:

1- Son hoy el país más eco friendly del mundo.

2- Son considerados y premiados con el título del país con mayor innovación (piensa Spotify y Skype).

3- Su Estado del Bienestar es de los más completos del mundo.

4- Su expectativa de vida es de las más altas del mundo, junto con su calificación en el índice de desarrollo humano.

5- Los niveles de contaminación en Suecia son prácticamente nulos.

6- La calidad de su agua del grifo está clasificada como, después de Islandia, la mejor del mundo.

10- Es el país en el que más rápido ha crecido el consumo y demanda de alimentos ecológicos. El gobierno ha dedicado gran parte de sus tierras a la agricultura ecológica y sustentable. Adivinen de dónde importan las frutas y verduras… Así es, ¡de España!

11- Solo un 1% de su basura termina en un basurero. El 90% lo reciclan para usarlo como energía para el transporte público. Y prácticamente todos los ciudadanos suecos separan su basura.

12- En 2020, la mitad de su energía vendrá de biocombustibles y energía renovable. Hoy, es el 47%. Y en 2030, el transporte público correrá libre de combustibles fósiles.

13- Se prevé también que para el 2020 su emisión de gases de efecto invernadero sea nula.

 

Al ver todas estas estadísticas, observé el día a día de los suecos. Noté que poca gente usa coches, todos reciclan, y los taxis son “verdes”, ya que usan energía renovable. Los alimentos son ecológicos y por todos lados (como por ejemplo en mi hotel) ves los esfuerzos que hace esta sociedad por cambiar y parar la destrucción del medio ambiente y de nuestra salud. En mi esperanzado punto de vista, espero que así sea lo que sucederá en el futuro si todos ponemos de nuestra parte. No es solo el gobierno, ni solo los comercios ni solo la gente. Son todos.

 

Finlandia

img_5533

¿Cómo dejó Finlandia de ser el país del mundo donde más gente moría de problemas cardiovasculares (reducción de un 75%)?

“Cuando le preguntaban a la gente si sufría de enfermedad coronaria, respondían ‘aún no”. Así ilustró la dimensión del problema al que se enfrentó Finlandia en los años 70. Durante la Segunda Guerra Mundial, debido al bloqueo de alimentos, los finlandeses se vieron obligados a dejar de alimentar al ganado con cereales y comérselos ellos. Digamos que fue un experimento nacional en vegetarianismo. Las tasas de enfermedades cardiovasculares bajaron considerablemente. Sin embargo, cuando terminó la guerra, los finlandeses lo celebraron comiendo todo lo que había estado limitado durante ese periodo. Sus ingredientes favoritos eran la mantequilla, la leche, las salchichas y la sal. Además, uno de sus hobbies era fumar, y decían que las verduras y cereales eran para los animales. Eso contribuyó a que Finlandia tuviera la tasa más alta de incidencia de muertes por enfermedades cardíacas del mundo.

 

Fue entonces cuando el gobierno asignó a un médico de 27 años, llamado Pekka Puska, y en menos de dos generaciones, la reducción en la mortalidad fue dramática y el estilo de vida de los finlandeses se tornó en un modelo para el mundo. Las estrategias eran diversas, para atacar por todos los flancos. Se crearon ONGs para cambiar las recetas de los platos tradicionales y así volverlos más sanos. Cuando los restaurantes reducían el uso de sal, ponían la que no habían usado en frascos a la vista de los comensales. Había competiciones de reducción de colesterol entre pueblos, en las que la gente entraba en las casas de otros para revisar las neveras y comprobar que tenían vegetales en ellas. A escala más grande, con el respaldo del gobierno, pudieron replantear las prácticas agrarias de la nación. Los ministerios de Agricultura y de Comercio lanzaron el Proyecto Bayas, para impulsar a los granjeros lácteos a cultivar frutas (bayas). Las etiquetas se volvieron claras, hubo campañas anti-tabaco y pusieron a los finlandeses a comer verduras y hacer deporte. Todos los sectores de la sociedad privados y públicos unieron fuerzas.

 

¿Los resultados? Para ser precisos, voy a citar a la Organización Mundial de la Salud:

“Los niveles de los factores de riesgo de la población se han reducido en gran medida, en consecuencia, la tasa de mortalidad por enfermedad coronaria ajustada por edad entre 30-64 años de edad de la población masculina, se ha reducido de 1970 a 1995 en un 73%. Los niveles de colesterol han caído en promedio un 18%. Y en los últimos 30 años, el país ha reducido el consumo de sal en un tercio, disminuyendo las tasas de hipertensión. Todas las tasas de mortalidad ha caído un 45%. Hoy en día, los hombres viven en Finlandia aproximadamente siete años más y las mujeres seis. En 1972, aproximadamente el 90% de la población de Finlandia untaba su pan con mantequilla, hoy solo un 7%. El consumo de leche entera se redujo del 70% de la población al 14%. El consumo de frutas y hortalizas se triplicó. Y hoy, en Finlandia, la relación de instalaciones deportivas/de ejercicio para las personas es una de las más altas del mundo. Se calcula que el 65% de los finlandeses son regularmente activos”.

 

img_5545

Fotos de un mercado local que tenía todo tipo de bayas.

 

Dinamarca

img_5696

EN CAMINO A CONVERTIRSE EN EL PRIMER PAÍS ECOLÓGICO. Son el consumidor número 1 de alimentos ecológicos/orgánicos de Europa. El gobierno planea doblar el suministro de alimentos orgánicos para el 2020, y ha destinado 60 millones de euros para lograrlo. El país planea que el 60% de los alimentos servidos en instituciones públicas (800.000 comidas diarias) sean ecológicos, y el gobierno ha dado un plan detallado con 67 puntos explicando cómo va a transformar la agricultura del país a ecológica y sostenible. Cuando estuve en Dinamarca, vi que un gran porcentaje de los restaurantes eran ecológicos. En la gráfica, vemos a los países que más consumen alimentos ecológicos (el norte de Europa, o sea los países más desarrollados que están cambiando hacia una alimentación más saludable y sostenible), ¿y saben cuáles son los principales productores? España y Italia, que no son grandes consumidores. Creo que hay mucho que aprender en cuestión de cultura ecológica de los países nórdicos, Holanda y Alemania.

Rusia

img_5593

Vodka y sopa de remolacha. ¿Les suena a comida típica rusa? Pues les cuento que es el trigo sarraceno el que realmente forma parte de la identidad rusa. Si buscas recetas rusas, podrás ver que es este “cereal” el considerado como uno de los alimentos con mayor valor nutricional y maravilloso para bajar de peso. También conocido como alforfón, es un alimento energético y nutritivo, que contiene vitaminas como la B1, B2, B3, B6 y E, y es una muy buena fuente de minerales, como el manganeso, magnesio, calcio, fósforo, potasio, cobre y hierro. Contiene dos flavonoides que son la rutina y la quercetina, y además aporta ácidos grasos y fibra dietética.

La proteína contenida es de alta calidad, ya que provee al organismo de los ocho aminoácidos esenciales; es muy rico especialmente en lisina, un aminoácido pobre en las proteínas vegetales.

Aunque todos piensan que es un cereal, es más bien una semilla (al igual que la quinoa y el amaranto). Es una excelente alternativa y muy segura para personas que padecen la enfermedad celíaca, ya que no contiene gluten y funciona como un sustituto a los cereales con gluten, como el trigo, la cebada y el centeno. Por lo que me cuentan aquí, lo utilizan para desayunar (como porridge), para hacer pan, crepes, y todos los usos que le damos nosotros al arroz por ejemplo. Me dieron para desayunar un pancake de trigo sarraceno delicioso. Sé que en España y México no se conoce mucho, pero lo pueden encontrar en cualquier herbolario y buscar recetas, hay miles en internet.

 

La nueva dieta nórdica

The “it” diet that everybody is talking about . LA NUEVA DIETA NÓRDICA, que ha salido como alternativa a la soleada dieta mediterránea. Cuando pensamos en dieta nórdica seguro que os vienen a la cabeza las albóndigas suecas que se venden en IKEA, ¡pero no! En 2015, se juntaron expertos de Dinamarca, Islandia, Noruega, Finlandia y Suecia para, en cooperación con el restaurante NOMA (Copenhague), crear una dieta óptima para dichos países: una alimentación saludable, regional, natural, que vaya de la mano del creciente esfuerzo que han hecho estos países en políticas medioambientales. Después de unos meses discutiendo lo que debe de incluir la dieta óptima, se concluyó la siguiente base: 

1- Cereales integrales como centeno, barley y avena.

2- Frutos rojos y las pocas frutas que haya de temporada 

3- Vegetales (especialmente coles y almidones como zanahorias y patatas)

4- Pescado azul salvaje 

5- Legumbres como guisantes y alubias 

6- Muy poca cantidad de animales, y si se comen que sean salvajes o de libre pastoreo. 

7- Mientras la dieta mediterránea incluye el aceite de oliva, los nórdicos dan como alternativa el aceite de Canola. 

 

La nueva dieta nórdica es, además, amable con el medio ambiente, ya que al estar basada en cereales integrales, frutos rojos, vegetales de temporada y legumbres, genera menos contaminación y no contribuye al calentamiento global. Esto no quiere decir que TODOS los nórdicos coman así, pero sí que hay una tendencia fuerte al cambio de alimentación, sobre todo en Suecia y Dinamarca. En mi opinión, esta dieta es muy saludable y una maravillosa alternativa para los países del norte que no pueden seguir la dieta mediterránea. Al final, cualquier dieta basada en el reino vegetal, con un poco de pescado y un enfoque en lo natural y local, es saludable.

Nos vamos de la dieta nórdica camino hacia el sol y los países que “siguen” la dieta mediterránea, a ver qué encontramos. Vosotros qué creéis, ¿en España se sigue la dieta mediterránea? ¿Y qué es en realidad la dieta mediterránea?

Alemania

Todos sabemos que los alemanes tienen una dieta muy alta en animales, salchichas, patatas, nata y lácteos, y su dieta ha dado como resultado altas tasas de obesidad y enfermedades cardiovasculares. Lo que podemos salvar, es el tipo de pan que utilizan y los alimentos fermentados. Pero después, al ir por Alemania, me sorprendió que aunque su dieta tradicional sea muy alta en animales y alimentos pesados, cada vez en más lugares hay opciones vegetarianas. Alemania está cambiando. Y está llevando al mundo con ellos. Yo no soy 100% vegetariana, pero sí creo que todos tenemos que “veganizar” nuestra dieta. No hubo un solo restaurante al que fuera a comer o cenar que no tuviera recetas saludables y veganas. Y lo más sorprendente, es que cuando estaba en España todos los restaurantes que normalmente son visitados por alemanes han cambiado su menú para tener opciones vegetarianas para ellos. Los alemanes, definitivamente, están llevando la batuta en alimentación saludable, ecológica y sostenible. Probablemente al igual que los escandinavos.

Esto me dejó pensando en la obsesión y mala información que existe alrededor de la proteína y las dietas de proteína. Todo el mundo piensa que si comes hidratos vas a engordar. Y todos hemos hecho dietas de proteína. Ahora, se sabe que solamente el 2% de la gente que hace una dieta de proteína (Artkins, Dunkan, etc.) puede mantener el peso después de 5 años. Otro estudio para el British Medical Journal, The Lancet, confirmó que el peso que se baja en estas dietas regresa en un año. Además, el 70% de la gente sufre de estreñimiento, el 65% de mal aliento, el 54% reporta dolores de cabeza y el 10% pierde pelo. Casi todas las organizaciones de salud respetables a nivel mundial han lanzado advertencias contra dichas dietas. Entre ellas The American Heart Association (el Dr H. Eckel, director de dicha entidad dijo “these diets put people at risk of heart disease and raise bad cholesterol“), The National Academy of Science, The American Cancer Society, The American College of Sports Medicine, The American Institute for Cancer Research, y The National Institutes for Health. De hecho, The American Dietetic Association la llama “The nightmare diet“. Estas dietas NO FUNCIONAN, son una especie de tortura china, son insostenibles, malísimas para la salud y peores para el medio ambiente


Inglaterra

img_4086

La dieta inglesa siempre ha tenido mala fama, y ha dado como resultado el país con más sobrepeso de Europa. Esta dieta se ha caracterizado por ser alta en grasas saturadas, carne, cerdo, salchichas, tocino, huevos y pan frito. Consumen mucha nata, sal y bollería (scones y galletas), inventaron el sandwich (de hecho su nombre viene del Conde de Sandwich), beben mucho, y la principal verdura es la patata. Vamos, que es la receta perfecta para el desastre: grasas saturadas (animales y lácteos), sal, grasas oxidadas de los fritos, la carne de muy mala calidad de las salchichas y el tocino, azúcar y alcohol… not good. Pero el Reino Unido está cambiando. Ahora que estoy en Londres, creo que se pelea mano a mano con Los Ángeles (ganándole a NY) como la ciudad con más opciones saludables. Está llena de juice bars, smoothies y en todos lados se ve una preocupación por la cocina natural basada en plantas. #welcometothefuture

Si venís a Londres, os recomiendo mucho el restaurante Salad Pride en Neal’s Yard #london. Esperemos que el resto de Reino Unido siga el ejemplo de Londres.

 

España

img_6117

Cuando llegué a vivir a España, me quedé un poco sorprendida, ya que yo pensaba encontrarme con la tan famosa dieta mediterránea, cargada de verduras de todos colores, frutas, cereales integrales, legumbres, pescado, aceite de oliva y vino tinto. No he ido mucho por el norte de España, donde me dicen que la alimentación es más saludable, pero en los lugares que he ido veo poco de la dieta mediterránea. Lo bueno es que se come mucho pescado, existe el gazpacho y utilizan el maravilloso aceite de oliva para cocinar. Lo malo, es que veo una dieta muy alta en carne roja, mariscos, bollería, alimentos fritos y gin tonics.

Por lo general, me resulta difícil encontrar en los restaurantes tradicionales españoles una buena ensalada, legumbres sin chorizo o cereales integrales. Y si veo arroz es blanco. Esto ha dado como resultado que el 60% de la población tenga sobrepeso y que la obesidad infantil sea mayor que en EE. UU. La verdad es que no entiendo por qué, ya que España es el primer productor de frutas y verduras en Europa. Ya hablamos de las consecuencias de una dieta tan alta en proteína animal. Creo que España es el país que más potencial tiene, ya que la calidad de verduras y alimentos es extraordinaria. Las verduras que se encuentran en este país son envidiables. Los españoles lo tienen fácil, porque su base es la dieta mediterránea y no creo que sea difícil regresar a ella. El problema ha sido la mala información a la que han sido expuestos, por ejemplo, ¿quién dijo que las legumbres, cereales integrales y aceitunas engordan? Eso no solamente es falso, sino que esa afirmación ha contribuido a las tan altas tasas de enfermedades cardiovasculares y de cáncer de colon.

Barcelona o Barcelona  maravillosa ciudad, cuando fui me enamoré. Es una ciudad muy cosmopolita donde se ve una clara tendencia hacia la salud. De hecho, buscan convertir a Barcelona en la capital mundial del vegetarianismo. Había muchísimos restaurantes sanos, ecológicos, juice bars, y es la ciudad que está liderando esta corriente en España. En todos los lugares que iba había opciones o saludables o vegetarianas. Esta corriente ya está llegando a Madrid, y está aquí para quedarse.

Es muy fácil desayunar sano un batido, comer ensalada de legumbres y quinoa y cenar un buen gazpacho, pescado y ensalada.

El maravilloso gazpacho

Uno de los mayores regalos que nos han hecho los españoles al mundo: ¡el gazpacho! Contiene todo tipo de vitaminas y, al mezclarlo con aceite de oliva, las solubles en grasa se absorben mejor (sin pan). Puedo alimentarme todo el verano de gazpacho y me parece de las cosas más deliciosas que existe.

 

Grecia

img_6238

¡Amo Grecia! Me ha sorprendido muchísimo. Al fin llegué a la dieta mediterránea. En todos lados donde iba había ensaladas deliciosas con todo tipo de verduras y colores, vi muchas lentejas, garbanzos y alubias. Siempre que nos traían pan había la opción de un pan de muy buena calidad de cereales y semillas integrales. No tuve problema para comer en ningún lugar de Grecia. Obviamente, su dieta no es perfecta, y podemos omitir ciertas cosas como el queso frito, pero por lo general, si quieres siempre puedes escoger una opción sana y deliciosa. Hablé mucho con habitantes de las islas y me dijeron que su dieta es muy alta en verduras, cereales y legumbres, acompañada de un poco de pescado y ternera. Sí comen lácteos, pero son lácteos de mejor calidad, de cabra y de oveja, siendo el yogur griego y el queso feta las opciones más comunes.

En mi opinión, es una dieta muy balanceada, equilibrada, natural y, si la sigues, óptima para la longevidad, el bienestar y la prevención de enfermedades degenerativas y del envejecimiento prematuro. Creo que, acompañada de la japonesa, la dieta mediterránea griega es la ganadora de la medalla de oro, y nos debería servir como base para buscar la alimentación óptima. Por desgracia, al igual que en Japón, las generaciones más jóvenes han abandonado la dieta tradicional y adoptado la dieta norteamericana, por lo que las tasas de obesidad han crecido en Grecia.

 

Conclusión

Se ve una clara tendencia de los países nórdicos en evolucionar y actualizar sus dietas tradicionales altas en carne, lácteos pesados, salchichas, animales y alcohol, hacia una alimentación saludable basada en cereales integrales, legumbres, animales de buena calidad y sobre todo verduras. Se ven muchos juice bars y muchas personas han intentado “veganizar” la dieta, no solo por salud, sino para proteger al medio ambiente (la ganadería industrial genera el 51% de los gases de efecto invernadero, comparado con el 13% de la industria del transporte).

El sur de Europa ha abandonado, o está abandonando, la saludable dieta mediterránea a favor de la dieta norteamericana. Y lo que necesitamos hacer es regresar. Creo que de todos los países podemos aprender algo: del Reino Unido la avena y las alubias, de Alemania el pan y los alimentos fermentados, de los escandinavos el pescado de aguas frías y su fuerza para evolucionar y crear una mejor alimentación para ellos y para el planeta, de los españoles las aceitunas, el gazpacho y la paella con arroz integral y legumbres, de los polacos y rusos los cereales como el mijo y el trigo sarraceno, y de los griegos la dieta perfecta que sería una ensalada verde con tomates, pimientos, cebolla, aceitunas, pepino y un poco de queso feta, con aceite de oliva y vinagre de manzana, después unos garbanzos con verduras y un pan de cereales integrales, y por la noche un pescado con una ensalada verde grande.

No importa que dieta sigas, todas las dietas pueden ser sanas mientras estén basadas en el reino vegetal. Sé que la mayoría de las dietas tradicionales son altas en proteína animal, pero creo que tenemos que honrar la tradición y usar lo que nos caracteriza como seres humanos, que es nuestra inteligencia, para evolucionar hacia una dieta que nos ayude a alcanzar nuestro potencial en cuestión de salud y longevidad, y que nos permita vivir de una manera sostenible en este planeta junto a otros 7 millones de seres humanos. Esa es la dieta ideal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*