«1000 días para toda la vida. Un mejor futuro nace en la primera infancia»
CAMPAÑA UNICEF

¿POR QUÉ MI PROGRAMA DE LOS 1000 DÍAS?

1. Por los niños, que son inocentes y se encuentran indefensos ante las elecciones de los padres y el poder de la industria. No tienen los conocimientos, la consciencia ni el poder para tomar unas decisiones que impactan en su presente y en su futuro.
 
2. Porque los padres muchas veces, por desconocimiento, tienen actitudes inapropiadas y medidas disciplinarias que hacen que los niños rechacen los alimentos. Por ejemplo, los niños son forzados a comer porciones grandes y a acabarse el plato. No se respeta su proceso biológico de autorregulación. Como no pueden expresarse con palabras, su manera de comunicarse es llorar, escupir o rechazar los alimentos. Esto genera un ambiente negativo alrededor de la hora de la comida y que termina en lo que se conoce como “peaky eaters”: padres que llevados por la desesperación de que su hijo no come lo que ellos creen que debería comer, acaban por ofrecerles alimentos insanos, lo que genera un círculo vicioso. Se necesita que padres y cuidadores acompañen al niño de una manera empática y asertiva. Que invite al niño a disfrutar de alimentos sanos en un ambiente positivo y de respeto en términos de salud, bienestar y convivencia. 
 
3. Una mala alimentación y una incorrecta programación nutricional y metabólica en los mil primeros días inhibe el correcto desarrollo fisiológico y cognitivo del bebé. Al dar las herramientas y materiales de construcción necesarios se puede alcanzar un desarrollo óptimo, contribuyendo a la evolución de nuestra especie. El cerebro se expande y alcanza su potencial durante este periodo, así que la alimentación y el estilo de vida serán fundamentales para que el niño alcance su potencial neurológico y fisiológico. La microbiota y el sistema inmunológico se forman y fortalecen en los primeros años de vida, y serán lo que los acompañe durante el resto de sus vidas. Por tanto, en sus primeros días, construimos su futuro.
 
4. En los primeros 1000 días se da la programación de sabores, donde el niño se acostumbra a ciertos sabores desde el embarazo y la lactancia, fortaleciendo aún más sus preferencias durante el periodo de alimentación complementaria. Aquí influimos para que acepten y disfruten alimentos naturales. 
 
5. Porque la programación temprana en la gestación y el embarazo marcará genéticamente al bebé.
 
6. Porque una buena alimentación en los 1000 días previene el sobrepeso infantil, que tiene consecuencias físicas, mentales y sociales. Se sabe que un niño con sobrepeso tiene probabilidades muy altas de arrastrar esta patología en la edad adulta, predisponiéndolo a enfermedades degenerativas como diabetes tipo 2, síndrome metabólico, problemas cardiovasculares y problemas psicológicos como aislamiento social, baja autoestima y una relación adictiva y tóxica con los alimentos. Por desgracia hoy, casi un 60% de la población adulta y un 30-40% de población infantil, sufren de sobrepeso, lo que les roba calidad y cantidad de años de vida saludables. 
 
7. Un niño con sobrepeso tiene una pobre imagen de sí mismo y sufre sensaciones de inferioridad y rechazo.
 
8. Una mala alimentación también genera problemas dentales. El niño estará destinado a sufrir caries.
 
9. Los 1000 días es una etapa de mucha vulnerabilidad para la madre. Toda madre quiere lo mejor para su hijo y yo sé que si ellas tuvieran el apoyo y la información harían todo lo posible para darles a sus hijos las herramientas necesarias para que puedan tener un mejor presente y futuro. Lo que quieren es lo mejor para sus hijos, y el mejor regalo que pueden hacerles es darles una base de salud, autoestima y que se conviertan en la mejor versión posible de ellos mismos. 
 
10. Este es un programa dedicado a la madre. Lo he creado para poder proporcionar información actualizada y relevante con respecto a los 1000 días. Por desgracia, nuestro sistema de salud carece de esta información, por lo que las madres se sienten confundidas, frustradas y solas en el recorrido por los estos primeros días. Mi labor ha sido recopilar información de todas las organizaciones más prestigiosas, de artículos científicos actualizados y relevantes, y de profesionales de la salud especializados en estas etapas, y proporcionarla de una manera sencilla, dinámica y práctica. Los 1000 Días de Mamá fueron creados para apoyar a la madre en este periodo clave.
 
11. La familia, en el momento de la llegada de un hijo, se encuentra muy abierta al cambio, ya que busca lo mejor para ese hijo. El intervenir en los hábitos de la madre tendrá un efecto dominó que afectará al resto de la familia y de la sociedad. 
 
12. Todos debemos unir fuerzas para criar niños inteligentes y con una mayor consciencia social y medioambiental. Las futuras generaciones tendrán que ser una versión evolucionada de nosotros. Una versión mejorada del ser humano, que pueda crear sistemas de agricultura que nos guíen hacia la sostenibilidad y prevengan la degradación total de este planeta. Nosotros lo hemos destruido y la esperanza es que las generaciones jóvenes sean las que encuentren la manera de vivir en armonía y salud, para poder salvar nuestro medio de la destrucción. 
 
Por todas estas razones, y con mucho cariño y mucha esperanza de cambio, he creado Los 1000 Días de Mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.