El alimento estrella del Imperio Maya y el oro de los Aztecas

cacao

Según la mitología azteca el dios Quetzalcoatl (en el idioma nahuatl, “Serpiente emplumada”) se hizo hombre y bajó del paraíso para transmitir sabiduría a los hombres trayéndoles un regalo: una planta que había robado a los dioses, sus hermanos, quienes la guardaban celosamente. Era la planta del cacao (cacahuaquahitl) de la que obtenían una bebida que, pensaban, solo les estaba destinada a ellos.

Quetzalcoatl sustrajo el pequeño arbusto de pequeñas flores, prendidas a las ramas de hojas alargadas, inclinadas hacia la tierra, a la que ofrecía sus frutos. Plantó el arbolito en los campos de Tula y pidió a Tláloc, el dios del agua, que lo alimentara con la lluvia.

El arbolillo dio sus frutos y Quetzalcoatl mandó recoger las vainas, hizo tostar las semillas y enseñó a los humanos a molerlo y a batirlo con agua en jícaras, obteniendo así el chocolate, que al principio solo tomaban los sacerdotes y los nobles. Sin embargo, los otros dioses no le perdonaron que diera a conocer a los hombres un alimento divino y se vengaron desterrándolo. Quetzalcoatl tuvo que alejarse, pero al hacerlo, confió a su esposa un gran tesoro del que era propietario. Sabiendo sus enemigos esta circunstancia, atacaron a la princesa, con la esperanza de que les revelase dónde se encontraba aquel fabuloso tesoro. A pesar de las amenazas y tormentos, no confesó el paradero del tesoro, por lo que finalmente fue asesinada.

Su sangre regó y fertilizó la tierra donde cayó muerta, y por expreso deseo de Quetzalcoatl, nacieron en ella árboles del cacao, cuyo fruto era “amargo como el sufrimiento que la princesa había padecido por amor, fuerte como la virtud de la que había hecho gala en la adversidad y ligeramente rojo como la sangre que había derramado”.

Tanto los mayas como posteriormente los aztecas cultivaban el cacao en la época precolombina. Sus semillas eran utilizadas como moneda y la bebida que preparaban con él estaba reservada a las clases altas. La manera de prepararla era muy variada y le agregaban diversos saborizantes (chile, miel, frutas, maíz, flores, vainilla, hierbas).

El primer contacto del mundo occidental con el cacao se remonta al año 1502, cuando Cristóbal Colón, en su cuarto viaje a las Indias Occidentales, desembarcó en la isla de Guanaja, situada frente a las costas de Honduras, en el Caribe. En 1519, con la llegada de Hernán Cortés a México, los españoles se quedaron asombrados con el esplendor de la Tenochtitlan (hoy México DF), ya que era una ciudad de un millón de habitantes, lo que la hacía mucho más grande que cualquier ciudad europea del momento. Una de las cosas que más les llamo la atención es que las arcas de Moctezuma no tenían oro, sino semillas de cacao. El oro se utilizaba por razones estéticas, no económicas. El emperador Moctezuma le recibió como a una divinidad y le ofreció en un vaso de oro la bebida más exquisita de los aztecas. Es de suponer que Hernán Cortés apreciase más el vaso de oro que la bebida, que en aquel tiempo no debía tener un sabor muy agradable puesto que era una mezcla de cacao con maíz molido, pimienta, varias especies y afrodisíacos naturales. El cacao era para los aztecas lo que el oro para los españoles.

 

BENEFICIOS

cacao-chocolate

Antioxidantes

El cacao tiene una mayor concentración de antioxidantes que cualquier alimento en el planeta. Esos antioxidantes son polifenoles, catequinas y epicatecinas. Por eso tiene muchos más antioxidantes que vino tinto, arándanos, granadas y bayas de Goji juntos. Los antioxidantes nos protegen contra enfermedades relacionadas con el envejecimiento, creando un escudo que protege nuestro ADN del daño causado por los radicales libres.

 

Magnesio

El cacao parece ser el alimento con mayor cantidad de magnesio del planeta. El magnesio es uno de los minerales alcalinos, ayuda al corazón, mejora el transito intestinal, es un relajante muscular especialmente eficiente cuando hay dolores menstruales (una de las razones por la que las mujeres durante nuestros días queremos comer todo el chocolate del planeta), construye huesos fuertes y promueve la alcalinidad en el cuerpo. Estudios demuestran que el 80% de las personas tenemos deficiencia en magnesio y el cacao tiene suficiente magnesio como para revertir esta deficiencia.

Hierro

El cacao contiene el 314% de la dosis recomendada de hierro (por 28g).

Cromo

El 80% de las personas están deficientes en cromo, un mineral que ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre. El cacao tiene cromo de sobra.

Zinc

El zinc es uno de los minerales más importantes, y la mayoría de nosotros estamos deficientes. Es un mineral de la belleza, y está involucrado en miles de reacciones enzimáticas.

Vitamina C

28g de cacao nos dan el 21% de la dosis recomendada de vitamina C. El cacao debe de ser crudo, si no pierde sus propiedades.

Feniletilamina

Son una clase de químicos que produce el cuerpo cuando nos enamoramos. Es posible que por eso tenemos la conexión entre el chocolate y el amor, o el comer helado de chocolate cuando no hay amor o nos acaba de dejar nuestra pareja.

Anandamina

Un tipo de endorfina canabinoide que el cuerpo produce durante y después de hacer deporte y cuando nos sentimos de maravilla. Solo se encuentra en una planta: el cacao.

Metilxantinas: Cafeína y teobromina

La realidad es que el cacao no es para nada una buena fuente de cafeína (menos de una veinteava parte de la presente en el café). Hoy sabemos que el cacao es una de las mejores fuentes de teobromina, un químico parecido a la cafeína pero que no estimula al sistema nervioso.

Triptófano

Contiene cantidades altas del aminoácido triptófano, un nutriente que mejora el humor. El triptófano es esencial para el neurotransmisor de la felicidad: la seratonina. Una vez en el cuerpo, el triptófano reacciona con la vitamina B6, B3 y con el magnesio para producir seratonina, que disminuye la ansiedad. El triptófano es muy sensible al calor, por lo que puedes estar deficiente si cocinas toda la proteína.

 

¿Qué comprar?

  • Polvo de cacao crudo. Para hacer postres o batidos. También puedes hacer avena de cacao.
  • Cacao nibs. Utilízalos como snack con goji berries y coco deshidratado. O encima de tu avena o smoothie.
  • Manteca de cacao. Puede ir encima de una tostada o tortita de arroz, o como parte de un smoothie.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*